Nosotros

¡Bienvenidos a nuestro proyecto!

Somos un grupo multidisciplinario de cohabitantes de los bosques templados andinos de La Araucanía. Con Del Monte a la Cocina buscamos reivindicar la cocina de origen recolector, como también darle valor al bosque nativo al dar a conocer y enaltecer las plantas y hongos comestibles que éste nos invita.

Hola, soy Antonia Barreau, etnobotánica y recolectora por afición. Me gusta entender las relaciones entre las plantas y las personas que habitan ecosistemas de bosque. Me dedico a investigar y documentar el conocimiento tradicional de la flora local. Actualmente trabajo en proyectos asociados a huertas familiares y recolección, con la soberanía alimentaria como concepto medular. Originaria de Santiago, desde hace algún tiempo vivo en Pucón junto a Tomas y nuestros hijos Nahuel y Kai con quienes compartimos largos paseos recolectando lo que la estación nos ofrece.

Soy Sonia Aliante Raiguanque, mujer mapuche, nacida en Kurarewe y la cocina es mi pasión. Llevo 16 años trabajando en esto y me encanta compartir mi cultura a través de la alimentación. En mi cocina intento rescatar esa cocina antigua que nos enseñaron nuestras ñuke (mamás) y kushe papai (abuelas). Esa cocina que reúne lo que nos entrega la huerta, nuestros animales y la tierra. De eso nos alimentábamos en mi casa. Pero también he ido innovando porque la cocina es un arte , como cualquier otra, va cambiando y eso me encanta.

Mi nombre es Jesús Sánchez y desde hace tres años estoy radicado en La Araucanía viviendo en familia. En Santiago me formé como Comunicador Audiovisual y músico. Hoy realizo diversas producciones audiovisuales donde la relación entre la naturaleza y el ser humano es un elemento base para contar historias. Viviendo en el campo me conecté también con los bosques y el trabajo de huerta, experiencias que me han hecho revalorar la alimentación. Durante el 2015, formé “La Frontera Audiovisual” realizando el cortometraje de animación con marionetas “Nahuel, una leyenda mapuche” grabado en Pucón y financiado por el CNCA.

Soy Rosario Valdivieso, madre de dos niños pequeños y sureños y vivo en Pucón hace 10 años. Comer siempre ha sido de mis actividades favoritas, con el tiempo sin embargo, me fui dando cuenta de que cocinar esa comida con mis propias manos me producía un placer aún mayor. Me apasiona transformar los alimentos, compartirlos y entregarme al rito de la mesa, descubrir nuevos ingredientes y conocer a la personas que están detrás de la producción de esos alimentos. Me emociona este proyecto, entrar en la dimensión del bosque, conectarme con la tradición alimentaria del lugar que habito y me motiva mucho el desafío experimentar nuevas preparaciones con estas especies.